XXIX Domingo del Tiempo Ordinario

Evangelio según San Mateo 22,15-21. 
Los fariseos se reunieron entonces para sorprender a Jesús en alguna de sus afirmaciones.
Y le enviaron a varios discípulos con unos herodianos, para decirle: “Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios, sin tener en cuenta la condición de las personas, porque tú no te fijas en la categoría de nadie.
Dinos qué te parece: ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no?”.
Pero Jesús, conociendo su malicia, les dijo: “Hipócritas, ¿por qué me tienden una trampa?
Muéstrenme la moneda con que pagan el impuesto”. Ellos le presentaron un denario.
Y él les preguntó: “¿De quién es esta figura y esta inscripción?”.
Le respondieron: “Del César”. Jesús les dijo: “Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios”.

Reflexión:

Este mundo en el que vivimos, la naturaleza de la que disfrutamos y nosotros mismos, fuimos creados por la voluntad de Dios y todos aquellos bautizados, de una manera especial, pertenecen a Dios. “Al Cesar lo que es del Cesar a Dios lo que es de Dios”.

Podríamos ya terminar aquí nuestra reflexión, “¿Que me vas a dar tu que no me pertenezca?” le dijo Dios a David. Todo le pertenece y por tanto la gran labor de los cristianos es dar gloria a Dios por todo lo recibido de El. ¿Eres consciente de que todo viene de Dios?¿le das gracias a Dios por todo lo que te rodea?¿Das gloria a Dios con tu vida?.

Hoy nos habla el lema del DOMUND “sé valiente, la misión te espera”. Pero Dios no nos llama únicamente a ser valientes, nos llama a ser HÉROES. Héroes, quizás anónimos, pero “tu padre que ve en lo escondido te recompensará”. Conozco a muchos héroes, personas normales que van todos los días y ayudan en la cocina económica, o en el ropero o en la casa de los hermanos de San Juan de Dios… Personas que no saldrán en ninguna noticia, porque la noticia es la vanidad y el descaro de este mundo, pero saben que están dando gloria con su vida, al Dios que se la regalo por amor y por amor ellos lo hacen y en el amor esta su paga.

No tenemos que inventar nada, no tenemos que ir corriendo a ningún sitio ni buscar cosas extraordinarias. Héroes son las personas que cada mañana se despiertan con una sonrisa y agradecen al Dios de la vida el día, a veces duro, que se les regala.

Dejemos la vanidad, el lucro, el interés, el egoísmo, la insolidaridad, el acomodamiento, la hipocresía… para el Cesar y demos a Dios lo que es de Dios.

¿Cómo quieres vivir? Solo hay dos maneras, dar la cara o la espalda a Dios. No significa que te tienes que olvidar del mundo en el que vives, ni que tienes que dejar de interactuar en la sociedad o en la vida política. Tenemos que seguir haciendo lo mismo pero de una manera renovada.

Párate un momento y cuenta las veces que estas respirando, el sonido que haces al respirar y piensa en el milagro que eres, un milagro aún sin descifrar, un regalo de Dios para el mundo y para esta sociedad en la que tienes que ser luz, iluminando con tu vida y dando gloria al autor de ese maravilloso regalo que eres.

No solo tienes que ser valiente, ¡sé un héroe! Y comparte con los demás tu vida.

Feliz y Santo Domingo