Viernes 26 de octubre

Viernes 26 de octubre
XXIX semana del tiempo ordinario

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según San Lucas 12, 54-59
En aquel tiempo, decía Jesús a la gente: Cuando veis subir una nube por el poniente, decís enseguida: «Chaparrón tenemos», y así sucede. Cuando sopla el sur decís: «Va a hacer bochorno», y lo hace.
Hipócritas: si sabéis interpretar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no sabéis interpretar el tiempo presente? ¿Cómo no sabéis juzgar vosotros mismos lo que se debe hacer?
Cuando te diriges al tribunal con el que te pone pleito, haz lo posible por llegar a un acuerdo con él, mientras vais de camino; no sea que te arrastre ante el juez y el juez te entregue al guardia y el guardia te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no pagues el último céntimo.

Pistas: ¿Somos capaces de interpretar signos de la naturaleza pero no somos capaces de entender lo que Jesús nos quiere decir?
En tiempos de Jesús todos sabían qué significaban las distintas señales que enviaba la tierra, el mar, el cielo… era su aprendizaje natural. Y en el nuestro tenemos estudios, conocimiento o nos conectamos con Google y ya nos creemos entendidos en muchas materias.
Jesús hoy también nos diría que tenemos respuesta para muchas cosas pero seguimos sin saber interpretar los signos del Reino.Y es porque ello no lo descubrimos en internet, ni en las redes sociales, sino que necesitamos un corazón limpio que esté lleno de Espíritu Santo para poder descubrirlo.
El Reino de Dios no es algo para un tiempo determinado, sino para siempre. Y si buscas excusas o prefieres quedarte cómodamente anclado en tu situación personal y no disponerte a un cambio profundo de vida, no serás capaz de ver qué tiene Dios dispuesto para ti.
Dios obra en nuestra vida, actúa en la Iglesia, en la Historia, y preferimos no verlo. Pero Él no está lejos, no se esconde, aunque para encontrarlo hay que buscarlo y aprender a mirar.
En la vida hay que tomar decisiones y actuar. Y si se deja pasar puede que se llegue a una situación en la que no haya remedio. Como en el día a día, tenemos que aprovechar las ocasiones y el momento oportuno para tomar decisiones. Ante Jesús también tienes que tomar una decisión. Y Él escucha tu respuesta.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.