Viernes 26 de noviembre

Viernes, 27 de noviembre
Semana XXXIV del tiempo ordinario

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor
5. Actúa, llévalo a tu vida)

Evangelio según San Lucas 21, 29-33
En aquel tiempo, puso Jesús una comparación a sus discípulos: Fijaos en la higuera o en cualquier árbol: cuando echan brotes, os basta verlos para saber que la primavera está cerca.
Pues cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios. Os aseguro que antes que pase esta generación, todo eso se cumplirá. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán.

Pistas: Llegamos al final del año litúrgico y estos días estamos leyendo pasajes con tintes apocalípticos. Y descubrimos que para los cristianos no es un momento de derrota sino de victoria, no es de desesperanza sino de confianza. Tiempo para levantarse, para no tener miedo, para mirar a Jesús y agarrarse a Él.
También son una llamada a no tener los ojos cerrados a la realidad. Mira los signos que te rodean, qué mundo ves, cómo estás, cómo está tu sociedad, cómo están tu parroquia o tu comunidad. Mira la realidad, no vivas del pasado o en el pasado. Pero no temas. Nada hará que el reino de Dios no se establezca.
Nosotros somos la generación. Desde que Jesús resucitó, ésta es la generación, la de los hijos de Dios, la de los que entran en su Reino y esperan su consumación, su plenitud.
Las promesas de Dios se cumplen. No al modo que nosotros planeamos o esperamos. Siempre me ha hecho pensar mucho cómo los judíos no fueron capaces de reconocer a Jesús como el Mesías. Sólo un pequeño grupo lo vio y tuvo que escindirse. Pero de ahí nació el cristianismo. Creían las promesas de Dios en el Antiguo Testamento, pero cuando se cumplieron en Jesús no fueron capaces de verlo. Las promesas de Jesús, se cumplen y se cumplirán. Esta historia alcanzará plenitud en Cristo. Alza tu mirada, levántate, porque sus palabras no pasarán.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice, respóndele con tu oración y llévalo tu vida.