Viernes 22 de junio

Viernes 22 de junio
San Paulino de Nola, religioso
Juan Fisher, obispo y Tomas Moro, mártires

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según San Mateo 6, 19-23
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: No amontonéis tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen, donde los ladrones abren boquetes y los roban. Amontonad tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni carcoma que se los roen, ni ladrones que abran boquetes y roben. Porque donde está tu tesoro, allí está tu corazón.
La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz; si tu ojo está enfermo, tu cuerpo entero estará a oscuras. Y si la única luz que tienes está oscura, ¡cuánta será la oscuridad!

Pistas: ¿Dónde está tu tesoro? ¿Qué o quién, qué cosas, situaciones o personas, son lo más valioso para ti? ¿Coincide con la propuesta de Jesús?
Jesús propone descubrir el tesoro que permanece. Piensa ¿cuáles son esas cosas? Lo material es efímero, tiene fecha de caducidad por muy valioso que sea. En cambio, lo que Jesús te ofrece dura hasta la eternidad. Y nada ni nadie te lo podrá robar.
“La lámpara del cuerpo es el ojo”. ¿Con qué ojos miras la realidad? ¿con una mirada enferma por el consumismo, el interés o el pecado…? ¿o con una mirada de fe, con la luz del Espíritu Santo? Sin la luz de Jesús tu vida estará a oscuras, vivirás en sombras ¡Cuánta será la oscuridad!
¿Quieres el tesoro que nadie te podrá quitar? ¿quieres descubrirlo? ¿quieres mirar con la luz de Jesús? Acércate a Él. Encontrarás el camino y con su luz podrás recorrerlo.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.