Viernes 2 de noviembre

Viernes 2 de noviembre
Conmemoración de Todos los fieles difuntos

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según san Marcos 15, 33-39; 16, 1-6
Al llegar el mediodía, toda la región quedo en tinieblas hasta la media tarde. Y, a la media tarde, Jesús clamó con voz potente: -«Eloí, Eloí, lamá sabaktaní.»
(Que significa: «Dios mío, Dios mío, ¿por que me has abandonado?») Algunos de los presentes, al oírlo, decían:
—«Mira, está llamando a Elías.»
Y uno echó a correr y, empapando una esponja en vinagre, la sujetó a una caña, y le daba de beber, diciendo: —«Dejad, a ver si viene Elías a bajarlo.»
Y Jesús, dando un fuerte grito, expiró.
El velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.
El centurión, que estaba enfrente, al ver cómo habla expirado, dijo: —«Realmente este hombre era Hijo de Dios.»
Pasado el sábado, María Magdalena, María la de Santiago, y Salomé compraron aromas para ir a embalsamar a Jesús. Y muy temprano, el primer día de la semana, al salir el sol, fueron al sepulcro. Y se decían unas a otras: —«¿Quien nos correrá la piedra de la entrada del sepulcro?»
Al mirar, vieron que la piedra estaba corrida, y eso que era muy grande. Entraron en el sepulcro y vieron a un joven sentado a la derecha, vestido de blanco. Y se asustaron. Él les dijo:
—«No os asustéis. ¿Buscáis a Jesús el Nazareno, el crucificado? No está aquí. Ha resucitado. Mirad el sitio donde lo pusieron.»

Pistas: Hoy se puede escoger entre muchos Evangelios diferentes. Yo he elegido éste porque cuenta el acontecimiento que nos hace creer en la vida eterna.
¿En qué se basa nuestra fe en la vida eterna? ¿qué es lo que hace que los cristianos creamos en el cielo? Lo acabas de leer. No es una teoría o una ideología, un deseo o una proyección. Es algo que sucedió en la historia y la trascendió. La superó. Fue la muerte y resurrección de Jesús. Un hombre que muere en una cruz, condenado por los romanos y abandonado por los suyos. Y en ese acontecimiento se manifiesta el Hijo de Dios hecho hombre que va a vencer a la muerte y al pecado, que va a hacer nuevas las cosas para siempre. Que enviará el Espíritu Santo y cumplirá las promesas que había hecho a sus discípulos.
¿Hay vida eterna? ¿qué pasa después de la muerte? Jesús el Nazareno, el crucificado, no está en el sepulcro, no ha sido derrotado. Todo lo que prometió y enseñó alcanza una nueva dimensión, porque ha resucitado y el sepulcro (el lugar de la muerte) está vacío. La vida ha vencido. Y gracias a ello tú tienes esperanza, tu vida tiene sentido y tu fe te liberará de las esclavitudes efímeras. Vuelve a leer este relato, imagínate la escena, deja que Dios te hable y ora.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.