Sábado 8 de septiembre

Sábado, 8 de septiembre
La Natividad de la Santísima Virgen María

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según san Mateo 1, 18-23
El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera:
María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:
-«José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta:
«Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”.»

Pistas: ¿Quién es Jesús? Para responder a esta pregunta podemos hacernos también esta otra: ¿quién es María? Es la Virgen que concibe un hijo por obra del Espíritu Santo, la que dará a luz al Dios-con-nosotros. Es aquella a través de la que se cumplen las promesas del Antiguo Testamento. Desposada con un hombre con una fe tan fuerte que se fía de Dios a pesar de que parezca increíble lo que sucede.
Entonces Jesús es uno de los nuestros, nace en una familia, hijo de María… pero María Virgen. Algo extraordinario sucede. Porque va a ser Dios-con-nosotros. ¡Qué extraordinario! ¿No habría que caer de rodillas y adorar?
Dios se acerca tanto a nosotros, hace posible lo imposible, Dios y hombre, que nos salva. Se hace uno de nosotros para que nosotros podamos entrar en su vida y conocer a Dios y llenarnos de Dios… Lee el Evangelio, asómate al misterio y adora a Jesús.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.