Miércoles 2 de enero

Miércoles, 2 de enero
Santos Basilio Magno y Gregorio Nacianceno, obispos y doctores de la Iglesia

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según san Juan 1, 19-28
Éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan a que le preguntaran: «¿Tú quién eres?» El confesó sin reservas: «Yo no soy el Mesías.»
Le preguntaron: «¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?»
Él dijo: «No lo soy.»
«¿Eres tú el Profeta??»
Respondió: «No.»
Y le dijeron: «¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?»
Él contestó: «Yo soy la voz que grita en el desierto: «Allanad el camino del Señor», como dijo el profeta Isaías.»
Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?»
Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.» Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.

Pistas: Juan, en el prólogo de su Evangelio, quiere responder a la pregunta ¿quién es Jesús? El lunes leíamos los versículos 1-18 con una profunda carga teológica: Jesús, la Palabra hecha carne, la luz, el que hace hijos de Dios, el que da la gracia, el esperado, aquel de quien Juan Bautista había dado testimonio.
Hoy continuamos con Juan el Bautista, que afirma que su misión es preparar el camino del Señor. Y parece que regresamos al adviento. Volvemos atrás para tener más perspectiva: ¿Quién es Jesús? Es el que está en medio de nosotros pero no lo conocéis, el que tiene poder, el que es digno…
Te has ido preparando para saber quién es Jesús y para reconocerlo. Así que, si te lo sugiere el Evangelio, acércate al misterio de Jesús y adórale, dale gracias, pide conocerle… ¿Quién es Jesús? ¿Quién eres, Jesús?
Hoy es la Iglesia la que nos dice quién es Jesús. También puede servirte esta lectura para pensar cómo es tu vida cristiana. O, si tienes responsabilidad en una comunidad o parroquia, preguntarte: ¿qué preocupación hay en ella para señalar al que está en medio de los que buscan pero no le conocen? A los cristianos y a la Iglesia también nos preguntan: ¿qué decís de vosotros mismos? Y, personalmente ¿qué haces tú? ¿señalas a Jesús con tus palabras y con tu vida? Y tu comunidad o parroquia ¿qué hace? Jesús está en medio de ellos y no le conocen. No conocen a la razón de su existencia, a la luz de su vida, al que salva y da plenitud.
Es tiempo para acercarse a la luz de Jesús, llenarse de su presencia y poder decirle al mundo dónde está lo que buscan y necesitan.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.