Miércoles 10 de octubre

Miércoles 10 de octubre
Santos mártires de Turon

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según San Lucas 11, 1-4
Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos.
El les dijo: Cuando oréis, decid: «Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación».

Pistas: Jesús, enséñanos a orar. Es impresionante pensar que la oración del Padre Nuestro, que tantas veces rezamos rutinariamente, tiene su origen en las mismísimas palabras de Jesús.
Fíjate, primero se reconoce a Dios como Padre, se declara que es santo y que quieres santificar su nombre. Y luego le pides: venga tu reino, danos el pan, perdónanos (porque también nosotros perdonamos a otros), no nos dejes caer.
Te invito a que reces esta oración despacio, pensando en el significado de cada una de sus frases. Y deja que el Espíritu Santo te inspire y guíe.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.