Martes 5 de marzo

Martes 5 de marzo
VIII semana del tiempo ordinario

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según San Marcos 10, 28-31
En aquel tiempo, Pedro se puso a decirle a Jesús: Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.
Jesús dijo: Os aseguro que quien deje casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más ─casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones─, y en la edad futura, vida eterna. Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros.

Pistas: Pedro, después de escuchar lo que dice Jesús al joven rico que se le había acercado y tras la conversación sobre las riquezas, le dice a Jesús: “nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido”.
Y Jesús les recuerda lo que lleva enseñándoles desde que se pusieron a seguirle: Él ha venido a formar una nueva familia –esto debería ser la Iglesia-. Les invita a vivir un nuevo modo de relaciones que desembocará en la vida eterna.
No se trata de ser el primero “porque muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros”. Se trata de seguirle a Él. No les engaña prometiéndoles un camino de glorias y honores. Les dice que habrá persecuciones, problemas, pero también que recibirán mucho más de lo que dejan.
La palabra de Jesús sigue siendo para hoy. No sólo es actual. Es imprescindible. Si decides ser discípulo suyo estás invitado a construir una nueva familia, la Iglesia. Y la meta última es la vida eterna. No importa el puesto que ocupes, importa tu fidelidad en el seguimiento. Recuerda, como ayer nos decía el Evangelio, que la clave no está en renunciar a lo material, sino en dónde pones tu confianza y en preguntarte qué te pide Dios a ti siendo fiel a la llamada.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.