Martes 5 de enero

Martes, 5 de enero
Feria del tiempo de Navidad

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor
5. Actúa, llévalo a tu vida)

Evangelio según San Juan 1, 43-51
En aquel tiempo, determinó Jesús salir para Galilea; encuentra a Felipe y le dice: —«Sígueme.» Felipe era de Betsaida, ciudad de Andrés y de Pedro. Felipe encuentra a Natanael y le dice:
—«Aquel de quien escribieron Moisés en la Ley y los profetas, lo hemos encontrado: Jesús, hijo de José, de Nazaret.» Natanael le replicó:
—«¿De Nazaret puede salir algo bueno?»
Felipe le contestó:
—«Ven y verás.»
Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él:
—«Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.» Natanael le contesta:
—«¿De qué me conoces?»
Jesús le responde:
—«Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.» Natanael respondió:
—«Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.» Jesús le contestó:
—«¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores.» Y le añadió:
—«Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.»

Pistas: Ayer y hoy hemos leído estos relatos de vocación. Es como si la liturgia quisiera decirnos: a este misterio de la Navidad, al misterio de Jesús, hay que responder y sólo lo podrás hacer siguiéndole. “Ven y verás”, “sígueme”.
Los que siguen a Jesús y descubren quién es se lo cuentan a otros y les invitan a acercarse a Jesús también.
Es muy curioso el Evangelio de hoy. ¿Qué sucedería debajo de la higuera? Fuese lo que fuese, era algo importante para Natanael. Jesús le conoce, conoce lo que es importante para él. También a ti te conoce y lo que es importante para ti. Y te ofrece embarcarte en una aventura, la de su gracia, amor y salvación. Es verdad, superará tus expectativas. Verás cosas mucho más mayores.
Todo empieza por una decisión: ¿qué respondes al “ven y verás”? ¿qué respondes a su invitación: “sígueme”? Hoy encontrarás a Jesús en la comunidad (en la Iglesia), en la oración, en la Palabra, los sacramentos… ¿qué respondes?

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice, respóndele con tu oración y llévalo a tu vida.