Martes 29 de octubre

Martes 29 de octubre
XXX semana del tiempo ordinario

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor
5. Actúa, llévalo a tu vida)

Evangelio según San Lucas 13, 18-21
En aquel tiempo, Jesús decía: ¿A qué se parece el reino de Dios? ¿A qué lo compararé? Se parece a un grano de mostaza que un hombre toma y siembra en su huerto; crece, se hace un arbusto y los pájaros anidan en sus ramas.
Y añadió: ¿A qué compararé el Reino de Dios? Se parece a la levadura que una mujer toma y mete en tres medidas de harina, hasta que todo fermenta.
Pistas: Jesús utiliza ejemplos sencillos de la vida cotidiana para explicar el Reino de Dios, de modo que quienes le escuchan puedan comprender o imaginarlo fácilmente. Una semilla de mostaza, minúscula, pero que tras ser sembrada crece y sirve de cobijo. Un poco de levadura que fermenta la masa.
Las parábolas de hoy destacan que es en lo pequeño, en lo que parece débil, en lo que a simple vista parece insuficiente donde se manifiesta el poder y la gloria de Dios. El Reino tiene poder y fuerza en sí mismo para cambiar las cosas y comienza en lo pequeño. Así actúa Dios para traer su Reino y puedes entrar tú en él. No con cosas extraordinarias, extravagantes, complicadas o espectaculares; sino con las que están en lo cotidiano y en lo pequeño.
Ese minúsculo grano de mostaza, que es puesto en tierra y muere para poder dar fruto, crece y finalmente los pájaros anidan en sus ramas. Qué bonita imagen para pensar en la Iglesia, que tiene que ser lugar de protección y vida, que se hace grande en lo pequeño.
Reza con la Palabra de Dios y pregúntate: ¿cómo puedes aplicar esta enseñanza en tu vida? ¿y en tu comunidad? Piensa en eso que te preocupa ¿qué luz arroja la Palabra de Dios hoy sobre tu situación concreta? ¿cómo puedes hacer presente el Reino de Dios en ella?

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice, respóndele con tu oración y llévalo a tu vida.