Martes 27 de octubre

Martes, 27 de octubre
XXX semana del tiempo ordinario

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor
5. Actúa, llévalo a tu vida)

Evangelio según San Lucas 13, 18-21
En aquel tiempo, Jesús decía: ¿A qué se parece el reino de Dios? ¿A qué lo compararé? Se parece a un grano de mostaza que un hombre toma y siembra en su huerto; crece, se hace un arbusto y los pájaros anidan en sus ramas.
Y añadió: ¿A qué compararé el Reino de Dios? Se parece a la levadura que una mujer toma y mete en tres medidas de harina, hasta que todo fermenta.

Pistas: El Reino de Dios se parece a un grano de mostaza, a un poco de levadura. Fíjate en que estos ejemplos ponen de manifiesto el poder de lo que parece pequeño. La semilla de mostaza es algo minúsculo. Un poco de levadura parece insignificante. Pero no es débil, sólo es pequeño, parece poca cosa, necesita tiempo. Y una vez que está en marcha, la planta se convierte en arbusto, la levadura transforma toda la masa.
¿En qué nos jugaremos nosotros hacer presente el Reino de Dios en nuestra vida? En lo cotidiano, en lo que parece insignificante, en lo pequeño.
Otro detalle importante que deja de manifiesto este texto es que el Reino es un don, realiza la obra por su propia fuerza. Aunque requiere nuestra colaboración. No pisar la planta que nace, mezclar la levadura en la masa. Dios va delante. Él tiene la iniciativa, en la Iglesia y en tu propia vida.
Deja hablar a este Evangelio en tu corazón ¿qué te está diciendo hoy Dios a ti? ¿cómo puedes hacer que su Reino crezca en ti y en la sociedad?

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice, respóndele con tu oración y llévalo a tu vida.