Martes 20 de noviembre

Martes 20 de noviembre
XXXIII semana del tiempo ordinario

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según San Lucas 19, 1-10
En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa. El bajó en seguida, y lo recibió muy contento.
Al ver esto, todos murmuraban diciendo: Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador. Pero Zaqueo se puso en pie, y dijo al Señor: Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más.
Jesús le contestó: Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.

Pistas: Hoy diríamos que Zaqueo es un alto funcionario. Era un judío que trabajaba para los romanos, jefe de los que trabajaban para los romanos cobrando impuestos, así que estaba mal visto por sus conciudadanos. Puedes hacerte algunas preguntas para profundizar el texto:
Zaqueo ¿qué tipo de persona es? ¿por qué busca a Jesús? ¿no tiene ya todo lo que necesita? ¿será curiosidad? ¿qué llega a hacer para poder ver a Jesús? (no es que la higuera sea el árbol más adecuado para subirse…). A pesar de todo ¿quién toma la iniciativa? ¿qué significa dejar a Jesús entrar en su casa? Y Jesús ¿por qué quiere ir a casa de Zaqueo?
Los judíos que les ven piensan ¿qué hace Jesús en casa de un pecador?
Pero el cambio de Zaqueo es sorprendente. El encuentro con Jesús le transforma. Piensa que si sabemos el nombre de Zaqueo es porque cuando se escribió el Evangelio de Lucas era alguien conocido, un cristiano conocido.
Ahora lee el Evangelio aplicándolo a tu vida y a tu situación. ¿Qué te dice hoy la Palabra de Dios? Y deja a Jesús entrar en tu casa, Él “ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido”. Y si quieres, si le dejas, Jesús pondrá ante ti lo que anhela el corazón humano.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.