Martes 15 de octubre

Martes 15 de octubre
Santa Teresa de Jesús, virgen y doctora de la Iglesia

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor
5. Actúa, llévalo a tu vida)

Evangelio según san Mateo 11, 25-30
En aquel tiempo, exclamó Jesús:
«Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré.
Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

Pistas: “Venid a mí”.
Jesús da gracias al Padre, Señor de todo lo que existe, por haberse querido revelar a los sencillos. No está reservado a una élite social o intelectual. El camino es acercarse a Jesús. Al Hijo hecho hombre, porque Él conoce a Dios y lo revela. No es una teoría, es encontrarse con Jesús y por medio de Él con Dios.
“Venid a mí”, dice Jesús. ¿Estás agobiado o cansado? Acércate a Él y encontrarás descanso. No en la queja o la rebeldía, tampoco en quedarse parado en el lamento o la tristeza. Sino cerca de Jesús, que tiene poder para transformar todo. Ahí puedes encontrar descanso. Siguiendo adelante, recorriendo el camino, pero con Jesús (cargando con el yugo y siendo manso y humilde de corazón, como lo fue Él). Sólo con la fuerza y la luz del Espíritu Santo que Jesús da, el “yugo” será llevadero y ligero (por muy grande y pesado que pueda parecer), porque el poder de Jesús lo transforma todo.
Piensa en tu propia vida ¿En qué situaciones necesitas poner a Jesús? ¿en qué tienes que hacerte más sencillo para poder encontrarte con Él? ¿qué cosas o circunstancias te impiden experimentar su amor? Reza y acércate a Jesús. Encontrarás a Dios, encontrarás paz y podrás descansar.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice, respóndele con tu oración y llévalo a tu vida