Martes 10 de septiembre

Martes 10 de septiembre
XXIII semana del tiempo ordinario

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor
5. Actúa, llévalo a tu vida)

Evangelio según San Lucas 6, 12-19
Por entonces, subió Jesús a la montaña a orar, y pasó la noche orando a Dios.
Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió a doce de ellos y los nombró apóstoles: Simón, al que puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago Alfeo, Simón apodado el Celotes, Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor.
Bajó Jesús del monte con los Doce y se paró en un llano con un grupo grande de discípulos y de pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón.
Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.

Pistas: Jesús llama a los Doce. Un grupo dentro de los discípulos que le seguirán de modo especial. Serán sus testigos y formarán una nueva familia de fe con Jesús.
Jesús va a tomar una de las decisiones más trascendentales de su vida, va a elegir a los que serán sus testigos y continuarán su misión dirigiendo la Iglesia. Y para ello, ora. Jesús ora siempre, pero cuando tiene que tomar decisiones de un modo especial. Y ¿nosotros? ¿qué lugar ocupa la oración en nuestra vida? ¿sacamos tiempo para ella o dedicamos el que nos sobra? Jesús oraba para buscar y cumplir la voluntad del Padre y para que lleno del Espíritu Santo pueda realizarla.
Fíjate a quién llama. Hay de todo. Buenos y malos, amigos y traidores. Por eso, estés como estés, Dios se fija en ti. Tú sólo acércate y síguele. Si lo haces verás sus maravillas, y podrás también tú como los apóstoles llevar a otros la buena noticia del Evangelio y continuar la obra de Jesús.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración y llévalo a tu vida.