Martes 1 de octubre

Martes, 1 de octubre
Santa Teresa del Niño Jesús, virgen y doctora de la Iglesia

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor
5. Actúa, llévalo a tu vida)

Evangelio según San Lucas 9, 51-56.
Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén.
Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo y acabe con ellos? Él se volvió y les regañó, y dijo: No sabéis de qué espíritu sois. Porque el Hijo del Hombre no ha venido a perder a los hombres, sino a salvarlos. Y se marcharon a otra aldea.

Pistas: Jesús decide ir a Jerusalén a entregar la vida. Nadie le obliga, Él sabe lo que hace.
En el camino se presentan dificultades. Rechazan a Jesús porque va Jerusalén. Esto sucederá muchas veces en tu vida. Cuando decidas buscar la voluntad de Dios tendrás dificultades y ante ellas encontrarás dos respuestas, la de Santiago y Juan, o la de Jesús. La del rechazo y la condena, o la del perdón y la salvación (que sólo Jesús y la presencia del Espíritu Santo pueden dar).
Mira tu vida, tu comunidad, tu parroquia ¿actúas como Santiago y Juan ante las dificultades o caminas con Jesús como discípulo suyo? ¿de qué espíritu eres? Lo importante es que Jesús se dirige a cumplir la voluntad del Padre y así va caminando con sus discípulos.
Un ejemplo: Jesús va delante. Una decisión: ir a Jerusalén. Y una actitud ante las dificultades: llevar la salvación a todos los que quieran acogerla.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice, respóndele con tu oración y llévalo a tu vida.