Lunes 6 de agosto

Lunes, 6 de agosto
La transfiguración del Señor

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según san Marcos 9, 2-10
En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo.
Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús:«Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.» Estaban asustados, y no sabía lo que decía.
Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube: «Éste es mi Hijo amado; escuchadlo.»
De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos.
Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó:«No contéis a nadie lo que habéis visto, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.»
Esto se les quedó grabado, y discutían qué querría decir aquello de «resucitar de entre los muertos».

Pistas: El relato que acabas de leer está lleno de simbolismo. Suben a la montaña, lugar de las teofanías (manifestaciones) de Dios en el Antiguo Testamento. El blanco y la luz simbolizan la divinidad. Elías y Moisés, profecía y ley, el Antiguo Testamento.
Jesús les muestra su divinidad, pero ellos todavía no están listos para entender qué significa y no podrán comprenderlo plenamente hasta que Jesús muera y resucite. Les hace entender que en Él alcanza plenitud todo lo que Dios había mostrado en el Antiguo Testamento, con los profetas y la ley. Y les prepara para lo que vendrá después, en el horror de la pasión y muerte en la cruz.
¿Quién es Jesús? El Evangelio de hoy te invita a hacer un camino: es el Hijo, escúchale. Te invita a recorrer el camino de conocerle y escuchar su palabra.
El encuentro con el Resucitado y la venida del Espíritu Santo les permitirá poder entender lo que nos cuenta el Evangelio de hoy. También a ti te permitirá descubrir que el hombre Jesús, es más que un mero hombre, es el Hijo de Dios hecho hombre, que ha venido a revelarnos quién es Dios y cómo es. Jesús, verdadero hombre y verdadero Dios. Por eso lleva a plenitud el Antiguo Testamento.
Y para ello te invito a que te hagas la pregunta: ¿quién es Jesús? Y también a que lleves a cabo lo que te dice el Evangelio de hoy: “Este es mi Hijo amado, escuchadlo”.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración