Lunes 5 de noviembre

Lunes, 5 de noviembre
Santa Angela de la Cruz Guerrero González, virgen

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según San Lucas 14, 12-14
En aquel tiempo, decía Jesús a uno de los principales fariseos que le había invitado: Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos ni a tus hermanos ni a tus parientes ni a los vecinos ricos: porque corresponderán invitándote y quedarás pagado.
Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; dichoso tú, porque no pueden pagarte; te pagarán cuando resuciten los justos.

Pistas: ¿Los cristianos hacemos esto? ¿o tal vez nos hemos dejado atrapar por intereses, estrategias y estamos acomodados? Jesús habla hoy a un fariseo que quizás le dé demasiada importancia a la imagen y las influencias. Y tú ¿vives un amor gratuito y desinteresado como el que Dios tiene contigo?
Seguir a Jesús significa estar dispuesto a dar un paso: amar desinteresadamente. Y la consecuencia de ello es hacer el bien sin esperar nada a cambio y vivir como vivió Jesús porque eres discípulo suyo. Porque Él es el Maestro. Y porque sabes que Él es camino, verdad y vida.
Implica un cambio de perspectiva. En lugar de mirarte a ti y a lo que te interesa, preocuparte por los demás. En vez del egoísmo o la comodidad, la gratuidad. Pasar de lo inmediato a lo eterno.
Contrasta tu vida con el Evangelio de hoy ¿Qué lección te da para tu situación concreta? Si te sientes interpelado en algo, profundiza y deja que la luz de Jesús te ilumine y te muestre el camino para seguirle.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.