Lunes 25 de agosto

Lunes, 26 de agosto
Santa Teresa de Jesús Jornet e Ibar

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor
5. Actúa, llévalo a tu vida)

Evangelio según San Mateo 23, 13-22
En aquel tiempo, habló Jesús diciendo: ¡Ay de vosotros, letrados y fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el Reino de los Cielos! Ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que quieren.
¡Ay de vosotros, letrados y fariseos hipócritas, que devoráis los bienes de las viudas con pretexto de largas oraciones! Vuestra sentencia será por eso más severa.
¡Ay de vosotros, letrados y fariseos hipócritas, que viajáis por tierra y mar para ganar un prosélito, y cuando lo conseguís, lo hacéis digno del fuego el doble que vosotros! ¡Ay de vosotros, guías ciegos, que decís: «Jurar por el templo no obliga, jurar por el oro del templo sí obliga»! ¡Necios y ciegos! ¿Qué es más, el oro o el templo que consagra el oro? O también: «Jurar por el altar no obliga, jurar por la ofrenda que está en el altar sí obliga».
¡Ciegos! ¿Qué es más, la ofrenda o el altar que consagra la ofrenda? Quien jura por el altar, jura también por todo lo que está sobre él; quien jura por el templo, jura también por el que habita en él; y quien jura por el cielo, jura por el trono de Dios y también por el que está sentado en él.

Pistas: Jesús habla hoy a los que ocupan puestos importantes en la religión judía, a los que lideran y dirigen. Son palabras muy duras. Viven una fe interesada e hipócrita. Es la tentación de una religiosidad para satisfacer los propios deseos y que justifica el pecado con un barniz espiritual. Quizás al leer este Evangelio pensemos en los curas, obispos o religiosos que hacen mal las cosas. Pero de qué te sirve eso a ti.
Te propongo que dejes que este Evangelio ilumine tu propia vida: Si tienes responsabilidad en la Iglesia, piensa ¿podría decirme Jesús a mí en algo que soy un ciego o un necio? ¿dejo que el interés, el poder, el dinero o cualquier otra tentación me lleven a manipular a otros que están a mi cargo o a hacerles daño? ¿soy instrumento o estorbo para que otros entren en el Reino de Jesús?
En cierto modo, si eres alguien que vive su fe, muchos te mirarán y juzgarán pensando: “Éste es cristiano”. Piensa ¿eres digno de tal nombre o tu actitud cierra la puerta a otros?
En el fondo la pregunta es ¿quién es tu dios? ¿el dinero, el poder, el éxito, la imagen… o el Dios de Jesús?
¿Quieres ver (no ser ciego)? ¿Quieres encontrar la verdad (no ser hipócrita)? Acércate a Jesús. Él enseña el camino del amor y la autenticidad. Y ora con el Evangelio de hoy.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice, respóndele con tu oración y llévalo a tu vida