Lunes 17 de diciembre

Lunes 17 de diciembre
III semana de Adviento

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Génesis 49, 1-2. 8-10
En aquellos días, Jacob llamó a sus hijos y les dijo: «Reuníos, que os voy a contar lo que os va a suceder en el futuro; agrupaos y escuchadme, hijos de Jacob, oíd a vuestro padre Israel:
A ti, Judá, te alabarán tus hermanos, pondrás la mano sobre la cerviz de tus enemigos, se postrarán ante ti los hijos de tu padre. Judá es un león agazapado, has vuelto de hacer presa, hijo mío; se agacha y se tumba como león o como leona, ¿quién se atreve a desafiarlo? No se apartará de Judá el cetro, ni el bastón de mando de entre sus rodillas, hasta que venga aquel a quien está reservado, y le rindan homenaje los pueblos.»

Pistas: La lectura del libro del Génesis nos presenta a Jacob, el padre de Israel, hablando con Judá y diciéndole lo que va a pasar. Y es que en esa tribu nacerá el rey David, y de él José, “desposado con María de la cual nació Cristo”. Estaba anunciado y prometido desde muy antiguo. Alguien va a venir que tendrá poder y autoridad. La promesa se cumple en Jesús. Pero de un modo extraordinario.
Dios conduce la historia de un modo misterioso. También la de tu vida. Puedes recordar las promesas de Dios para ti y darle gracias porque no falla y las cumple siempre. Puedes también asombrarte de toda la expectación que se cumple en Jesús, darle gracias a Dios por el don de la fe, por poder acercarte a Cristo en este Adviento y celebrar su nacimiento en la Navidad.

Relee la lectura, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.