Lunes 12 de noviembre

Lunes 12 de noviembre
San Josafat, obispo y mártir

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según San Lucas 17, 1-6
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Es inevitable que sucedan escándalos; pero ¡ay del que los provoca! Al que escandaliza a uno de estos pequeños, más le valdría que le encajaran en el cuello una piedra de molino y lo arrojasen al mar. Tened cuidado.
Si tu hermano te ofende, repréndelo; si se arrepiente, perdónalo; si te ofende siete veces en un día, y siete veces vuelve a decirte: «lo siento», lo perdonarás. Los apóstoles le pidieron al Señor: Auméntanos la fe.
El Señor contestó: Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: «Arráncate de raíz y plántate en el mar», y os obedecería.

Pistas: El Evangelio que acabas de leer tiene la siguiente estructura: -Cuidado con escandalizar a los pequeños. Más os valdría… -Perdona las ofensas del que se arrepiente, las veces que haga falta. -Señor, auméntanos la fe.
-Si tuviérais fe…
La fe. La fe todo lo puede. La fe es la que logrará el cambio en tu vida. La fe es la que hará que este Evangelio de hoy se pueda hacer realidad. Tendrás cuidado para no escandalizar (una cosa es el pecado y otra el escándalo), tendrás fuerza para perdonar, tendrás fuerza para pedir perdón. Tu vida cambiará. Para ti solo, con tus solas fuerzas, es imposible: Pero si tuvieras fe…
Quizás pienses: “Es bonito, sí… pero mi fe es pequeña”. Sin embargo, parece que la de los apóstoles no era tan perfecta. Recorrieron un camino, el de estar con Jesús, seguir a Jesús, encontrarse con Él resucitado, llenarse de Espíritu Santo y seguir caminando como Iglesia.
Tal vez tu oración hoy pueda ser: Auméntame la fe. Y descubrir el camino que pone Jesús ante ti. ¿Qué pasos te pide dar? ¿qué luz arroja sobre tu vida? ¿necesitas corregir a alguien, dejarte corregir, pedir perdón, perdonar? ¿puedes ser motivo de escándalo? El poder de Dios es grande ¿te lo crees? ¿necesitas a Dios en tu vida?

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.