Jueves 9 de julio

Jueves, 9 de julio
XIV Semana del tiempo ordinario

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor
5. Actúa, llévalo a tu vida)

Evangelio según San Mateo 10, 7-15
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus Apóstoles: Id y proclamad que el Reino de los Cielos está cerca: Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis.
No llevéis en la faja oro, plata ni calderilla; ni tampoco alforja para el camino, ni otra túnica, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento. Cuando entréis en un pueblo o aldea, averiguad quién hay allí de confianza y quedaos en su casa hasta que os vayáis. Al entrar en una casa saludad; si la casa se lo merece, la paz que le deseáis vendrá a ella. Si no se lo merece, la paz volverá a vosotros. Si alguno no os recibe o no os escucha, al salir de su casa o del pueblo, sacudid el polvo de los pies. Os aseguro que el día del juicio les será más llevadero a Sodoma y Gomorra, que a aquel pueblo.

Pistas: Jesús envía a sus Apóstoles a proclamar el Reino, capacitándolos para ello. Les da poder para realizar signos como los que realizaba Él. Y les envía con unas instrucciones concretas. Les pide que sólo lleven lo necesario porque no les faltará nada. Van sin cosas superfluas o que les vayan a estorbar, con una disponibilidad absoluta. No les garantiza el éxito (porque les rechazarán), pero les enseña que tienen que tener paz. También que no deben aprovecharse o buscar la mejor situación. La finalidad es sembrar, proclamar que el Reino está cerca.
“Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis”. Si has tenido la suerte de encontrarte con Jesucristo, de tener fe, si sabes que Dios te ama y está contigo ¿te lo vas a callar? ¿lo vas a esconder en lo privado de tu vida? Si Jesús te llama y te envía ¿vas a reservarte el regalo de la fe? Si haces eso, lo perderás. Jesús te dice que la fe que has recibido tienes que compartirla. Si recibes el amor de Dios tienes que amar. Si encuentras la Buena Noticia (el Evangelio) la tienes que contar. Como decíamos ayer: Jesús, te llama y te envía. En tu situación y realidad concreta, por el camino que has escogido o que vas a escoger, con capacidad para hacer lo que te pide. Dándote lo que necesitas. Con unas instrucciones concretas.
Si te sientes un poco perdido quizás necesites volver con Jesús y escuchar lo que te pide y el camino que te manda recorrer. Tal vez, al releer el Evangelio de hoy Jesús te recuerde qué es lo que necesitas. No estás solo, tienes poder y capacidad para hacer lo que te ha pedido. No necesitas aferrarte a tantas cosas y seguridades como crees. Construye paz y vive en paz. No, tampoco tú tienes el éxito garantizado (te rechazarán o no te escucharán). Pero, no temas, Él te llama y te envía.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice, respóndele con tu oración y llévalo a tu vida.