Jueves 27 de diciembre

Jueves 27 de diciembre
San Juan Apóstol y evangelista

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según san Juan 20, 2-8
El primer día de la semana, María Magdalena echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: -«Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.»
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró.
Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte.
Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.

Pistas: Hoy celebramos la fiesta de San Juan Evangelista. Siempre se ha identificado al otro discípulo al que Jesús tanto quería con San Juan. María Magdalena les cuenta a los discípulos que el sepulcro está vacío. Y ellos corren a ver qué ha sucedido. El signo que les hace creer es precisamente que Cristo no está en el sepulcro.
El discípulo joven simboliza el acercamiento al misterio de la muerte y resurrección de Jesús. De lo que se trata en estos días de Navidad es de acercarnos a Cristo y comprender quién es, de dejarnos asombrar por él, de descubrirlo. Y, con ello, orar, agradecer, adorar.
Juan llega, ve el sepulcro vacío y entonces cree. Se asoma al misterio y su fe se despierta.
Puedes pensar en el camino que recorrió Jesús hasta su resurrección. Hace dos días lo encontrábamos envuelto en pañales en un pesebre. Pero hoy ya nos encontramos las vendas por el suelo, el sudario enrollado y el sepulcro vacío.
Es Jesús, verdadero hombre y verdadero Dios. El que nace de María por obra del Espíritu Santo y resucita del sepulcro con el poder del Espíritu Santo.
Contempla hoy el misterio de Jesús ¿Quién es? Como hombre, nació y murió. Pero la muerte no pudo con Él. Es el que resucitó y vive para siempre.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.