Jueves 19 de marzo

Jueves, 19 de marzo
Solemnidad de San José, esposo de la Bienaventurada Virgen María

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor
5. Actúa, llévalo a tu vida)

Evangelio según san Mateo 1, 16. 18-21. 24a
Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.
El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.» Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor.

Pistas: Celebramos hoy la fiesta de este hombre tan admirable, que tuvo la responsabilidad de cuidar, proteger y acompañar a María y a Jesús, al Hijo de Dios hecho hombre. ¿De quién aprendió Jesús a ser hombre? ¿quién educó a Jesús? ¿quién rezó con él? Podemos imaginarnos la vida de Jesús con su familia y descubrir el alcance de la figura de San José.
Olvidaos de las estampas que conocemos de San José. Imaginaos a un hombre, de carne y hueso, enamorado de una muchacha judía, con sus planes y proyectos. Un hombre justo, que ama a Dios, que tiene fe y sentido de lo trascendente. Y en medio de sus sueños se ve sorprendido por los planes de Dios, que son distintos de las intenciones que él tenía.
Por eso, podemos aprender mucho de San José, porque es impresionante su capacidad para fiarse de Dios y ser fiel a él. ¿Cuánta fe y obediencia necesitaría San José para poder fiarse de Dios? ¿Cuánta confianza en María? ¿Cómo abriría su mente y su corazón para poder descubrir el plan de Dios?
Al releer el Evangelio y pensar en todo lo que San José vivió y cómo se fio de Dios, puedes mirar tu propia vida. ¿Cómo te estás fiando de Dios?
En estos tiempos complicados y extraños que nos está tocando vivir deja que a Palabra de Dios te hable. Apareció una esperanza en la vida de San José del modo que él menos esperaba. Pero aquel a quien él cuidó sería el que salvaría al pueblo de sus pecados.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice, respóndele con tu oración y llévalo a tu vida.