I Domingo de Adviento

Evangelio según San Marcos 13,33-37. 
En aquél tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:
«Tengan cuidado y estén prevenidos, porque no saben cuándo llegará el momento.
Será como un hombre que se va de viaje, deja su casa al cuidado de sus servidores, asigna a cada uno su tarea, y recomienda al portero que permanezca en vela.
Estén prevenidos, entonces, porque no saben cuándo llegará el dueño de casa, si al atardecer, a medianoche, al canto del gallo o por la mañana.
No sea que llegue de improviso y los encuentre dormidos.
Y esto que les digo a ustedes, lo digo a todos: ¡Estén prevenidos!».

REFLEXIÓN:

Comienza el adviento, tiempo de preparación, tiempo de esperanza.

Un señor se va de viaje y encarga a los criados diferentes cometidos para realizar mientras el está fuera y al portero le encarga velar…

Esta Jesús con sus apóstoles en el huerto de los olivos y cada uno tiene su preocupación, pero la preocupación de Jesús es distinta el sabe lo que va a pasar y se preocupa de esta iglesia incipiente… es entonces cuando les cuenta una historia: un Señor que va de viaje…

Tenemos que mirar en este día nuestro corazón para ver en que situación se encuentra, ¿estamos acomodados? ¿estamos dormidos? ¿estamos en vela? ¿cómo estamos cada uno de nosotros?.

El tiempo de adviento se caracteriza por vivir una tentación contra la esperanza, pensar que vuelve otra vez más la navidad como algo rutinario, como algo monótono. No es así “hoy lo hago todo nuevo” dice el Señor, y es verdad, sólo me tengo que preocupar del día de hoy, del presente como tiempo de encuentro con Dios.

Recuerdo con cariño las palabras de un compañero el día de navidad en una parroquia donde nadie quería hacer nada y el templo parroquial estaba muy sucio, “Un año más el Señor nace en una cuadra” . Según lo dijo me preocupe no por el templo, sino porque quizás también mi corazón se encuentra en las mismas condiciones, quizás mi corazón es una cuadra y poco cuidada. Es este tiempo de preparación el tiempo adecuado para ir poniendo orden en mi vida, para sujetarme y realizar una limpieza a fondo… El Señor quiere venir a mi corazón en esta navidad y yo lo quiero tener preparado.

Feliz domingo y feliz tiempo de Adviento.