Domingo 9 de diciembre

Domingo 9 de diciembre
II domingo de Adviento

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según san Lucas 3, 1-6
En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:
«Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale. Y todos verán la salvación de Dios.»

Pistas: Juan el Bautista, justo antes de que Jesús comience su vida pública, invita a la conversión. San Lucas sitúa el momento histórico. Dios actúa en la historia. Esto no es un cuento que comienza “érase una vez…”. También en tu historia personal quiere Dios actuar y tiene hoy una palabra para ti.
Es muy bonita la imagen de Isaías: igualar, allanar, preparar el camino porque el Señor viene ¿Qué tienes que preparar en tu vida? ¿Qué tienes que allanar, elevar o descender en tu vida? Prepara el camino de tu corazón al Señor, que viene a salvarte.
“Todos verán la salvación de Dios”. No es sólo para ti, es para todos. Jesús vendrá a ofrecer su salvación a todos. Y si tú le preparas el camino, otros podrán ver la salvación de Dios ¿Qué te está pidiendo Dios en la Iglesia, en tu parroquia o comunidad? ¿Qué personas hay a tu alrededor que necesiten ver la salvación de Dios?
Prepara el camino al Señor que viene, siempre viene, a mostrarte su salvación, a darte su vida y su gracia.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.