Domingo 19 XX del tiempo ordinario

Domingo 19 de agosto
XX domingo del tiempo ordinario

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según san Juan 6, 51-58
En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.» Disputaban los judíos entre sí: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?»
Entonces Jesús les dijo: «Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último dia. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre.»

Pistas: Continuamos un domingo más leyendo el discurso del Pan de vida.
¿Quién es Jesús? Es el pan que baja del cielo y por eso da vida. Es el Pan que se entrega y así se convierte en vida del mundo. Y habla de la Eucaristía y de una relación que une de tal modo que Jesús habita en ti y tú en Él. Éste es el tipo de relación que Jesús quiere crear con sus discípulos. Y la vida que Jesús da no se refiere solo a este mundo, sino que se abre a la eternidad.
Reza con este Evangelio. Hoy en misa piensa lo que significa la Eucaristía que vas a recibir. Toma conciencia de su grandeza. Es vida, es entrega, es amor, es para siempre. Es Jesús que habita en ti, que te lleva al Padre y te pone en relación con Él.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.