Domindo 16 de diciembre

Domingo 16 de diciembre
III domingo de Adviento

(Recuerda:
1. Pide el Espíritu Santo
2. Lee despacio y entiende
3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
4. Ora, respóndele al Señor)

Evangelio según san Lucas 3, 10-18
En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan: «Entonces, ¿qué hacemos?».
Él contestó: «El que tenga dos túnicas, que se las reparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo.»
Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron: «Maestro, ¿qué hacemos nosotros?».
Él les contestó: «No exijáis más de lo establecido.»
Unos militares le preguntaron: «¿Qué hacemos nosotros?»
Él les contestó: «No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie, sino contentaos con la paga.»
El pueblo estaba en expectación, y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos: «Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego; tiene en la mano el bieldo para aventar su parva y reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no se apaga.»
Añadiendo otras muchas cosas, exhortaba al pueblo y le anunciaba el Evangelio.

Pistas: Juan anunciaba la venida del Mesías y la llegada del Reino de Dios. Su predicación debía ser muy impresionante por la reacción de los que le escuchan: la gente, los publicanos, hasta unos militares romanos. A todos los invita a que su vida se transforme. La salvación se ofrece a todos.
Pero también reconoce que no basta sólo con el deseo de convertirse, ni con su bautismo. Ni siquiera con una vida recta como la que invita a seguir a los que reciben su bautismo de conversión. Detrás de Él viene el que puede más que él. Viene el que puede bautizar con Espíritu Santo y fuego. Y llevará la enseñanza de Juan a un nivel superior, cumplirá las promesas de los profetas de un modo admirable, asombroso e insospechado. Será el Señor en persona el que vendrá a salvar, a dar un nuevo corazón con la fuerza del Espíritu Santo.
Hoy el Evangelio te invita a prepararte para acoger a Jesús… ¿A qué nos invita? ¿qué supondrá esta acogida? Mucho más de lo que puedes esperar y desear, mucho más de lo que imaginas. Porque en Él encontrarás a Dios.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice y respóndele con tu oración.